Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

Aceptar Más información
WINTXCODERS Terminal
[[email protected] ~]:$ Bienvenido a la comunidad
Recuerda que puedes participar en nuestra comunidad registrándote

Autor Tema:  Arctic Freezer 50 TR, review: el disipador de aire definitivo para Threadripper  (Leído 12 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Noticias Informáticas

Arctic Freezer 50 TR, review: el disipador de aire definitivo para Threadripper


El lanzamiento de los nuevos Threadripper 3000 por parte de AMD ha supuesto un nuevo reto para los fabricantes de refrigeración de todo el mundo. Y es que aunque mantienen el mismo anclaje en su socket, los TDP han aumentado considerablemente ante el aumento de núcleos que ha supuesto Zen 2. Por ello, marcas como Arctic han lanzado nuevos productos que puedan refrigerar estos procesadores, los cuales cada vez presentan un mayor reto y al cual se enfrentan disipadores como el que hoy analizaremos: Arctic Freezer 50 TR.

Actualmente los Threadripper se habían mantenido estables con un TDP máximo de 250 vatios, lo cual es una barbaridad de por sí para cualquier sistema de refrigeración. Pero AMD ha impulsado este apartado hasta los 280 vatios a mismos núcleos o superiores, por lo que esos 30 vatios en peak pueden convertirse en bastantes más.
La pregunta más lógica que se va a hacer un usuario común ante esto y con vistas a adquirir uno de los procesadores HEDT de AMD es simple ¿existe un disipador capaz de mantener a raya estos consumos? o en cambio ¿han de optar estos usuarios por refrigeración líquida custom con el sobre coste que implica?
Para ello estamos aquí, para probar si, efectivamente, este Arctic Freezer 50 TR es el disipador definitivo para Threadripper. ¿Con ganas de saber más? Vamos a ello.
Índice


Para poder ver los links necesitas estar registrado - [• Registrarse •] [• Iniciar Sesión •]


Para poder ver los links necesitas estar registrado - [• Registrarse •] [• Iniciar Sesión •]


Para poder ver los links necesitas estar registrado - [• Registrarse •] [• Iniciar Sesión •]


Para poder ver los links necesitas estar registrado - [• Registrarse •] [• Iniciar Sesión •]


Para poder ver los links necesitas estar registrado - [• Registrarse •] [• Iniciar Sesión •]


Para poder ver los links necesitas estar registrado - [• Registrarse •] [• Iniciar Sesión •]


Características y especificaciones técnicas


 


Este Arctic Freezer 50 TR llega como un disipador de unas dimensiones más que grandes, podríamos hablar de gigantescas en su máxima expresión ya que prácticamente mide lo mismo de largo que de ancho y supera los 16 cm de alto, por lo que en la gran mayoría de chasis no podría instalarse.
Su peso por lo tanto es acorde al tamaño (1.242 gramos) algo que se compensa gracias al gran tamaño del socket como es sTR4, el cual minimizará el impacto de dicho peso.
Un detalle importante que hay que tener en cuenta es el hecho de que debido a su tamaño y altura, solo podremos instalar memorias RAM de hasta 37,5 mm de altura según la propia Arctic, ya que sus carcasas impedirán la instalación de los dos módulos más centrados en el socket.
Este Arctic Freezer 50 TR llega con dos ventiladores de serie, uno frontal de 120 mm y otro intermedio de 140 mm a modo de push-pull bastante conseguido que maximizará el aire a través de los dos cuerpos. Ambos ventiladores son PWM y se conectarán juntos al CPU FAN gracias a un splitter interno.
Embalaje y unboxing


Este Arctic Freezer 50 TR llega en una caja de cartón prensado con una impresión bastante buena que nos deja claro por su tamaño ante el tipo de disipador al que nos enfrentamos.




En el resto del package se ve una apreciación bastante interesante, ya que Arctic compara su disipador directamente con la referencia del sector para TR4 como es el Cooler Master Wraith Ripper, donde asegura que no solo es más silencioso, sino que es 12,6 grados más frío.
Además de esta comparativa muy curiosa, tendremos las especificaciones completas del producto y sus principales virtudes, todo con una calidad de impresión muy buena.



 
Lo primero que nos encontramos al abrir dicha caja es otra caja, donde tendremos que extraerla, ya que el disipador viene muy bien protegido.


Ahora sí y tras dos cajas de por medio, el disipador aparece bien envuelto en una bolsa protectora, donde su base también está protegida así como sus heatpipes.


Como vemos, el cartón que protege tanto la base como los heatpipes alberga por un lado el sistema de anclaje y por otro lado protege los cables de los ventiladores y el sistema de iluminación.


El anclaje es muy simple, incluye los tornillos inclusive, por lo que solo tendremos disponibles dichos soporte y el sobre de MX-4 que la marca siempre incluye en sus productos. Todo simple y conciso.


La primera impresión de este Arctic Freezer 50 TR es realmente y nunca mejor dicho, impresionante. El tamaño y el peso juegan un factor decisivo en dicha primera impresión, y es que realmente sorprende, ya que es más grande que nuestro Noctua NH-D15s por bastante.




Como podemos ver, hay muy claramente una orientación del aire, inequívoca de hacia donde va a ir precisamente dicho aire una vez se caliente y traspase los dos cuerpos del disipador.
Como curiosidad, la parte superior del mismo está cerrada y ostenta un sistema LED ARGB que iluminará dos líneas longitudinales y el logotipo de la marca en hasta 16,8 millones de colores, sincronizado con el sistema de iluminación de las principales marcas de placas base.




Como vemos, sus medidas son realmente brutales, siendo bastante cuadrado en ancho y largo, pero más alto de lo que a muchos les gustaría, ya que con estas dimensiones o tenemos un chasis de grandes dimensiones o no podremos cerrar la ventana frontal de la caja.


Ya entrando más en detalles, lo primero que nos llama la atención es del ventilador de 14 cm, ya que sobresale por la parte inferior. La opción puede parecer extraña, pero lo cierto es que según está posicionado puede refrigerar directamente los heatpipes en ambos lados.


Aunque su posicionamiento está totalmente centrado con la base, se puede apreciar que el disipador no reparte por igual la longitud transversal de los heatpipes, algo que más adelante entenderemos mejor.



En cuanto a estos (heatpipes), encontramos nada más y nada menos que 8 de ellos, todos de 6 mm de grosor y además en contacto directo con el IHS, donde como veremos a continuación su superficie total no es demasiado grande.



No se puede decir que en general la superficie no fuera más que suficiente para cualquier procesador del mercado, pero el problema es que hablamos de Threadripper, un auténtico monstruo de gran tamaño en su IHS, por lo que estos 43 mm x 60 mm se quedan cortos para cubrir toda su área.
Además, no incluye coldplate, sino que los heatpipes van en contacto directo con dicho IHS, lo cual como ya sabemos siempre resta algo de rendimiento por sus mayores imperfecciones frente a la planitud del primero.
El problema es que incluir un coldplate es un proceso de soldadura y material que aumenta mucho el costo, y este disipador va enfocado a ofrecer lo mejor por el menor precio.


Ya visto el disipador en sí mismo, vamos a ver que esconde. Para empezar a desmontarlo tenemos que liberar la parte central del mismo mediante dos muescas que hacen que las tres piezas encajen. Este sistema es simétrico en ambos lados del disipador.


Solo tendremos que tirar hacia arriba con algo de cuidado para no doblar ninguna aleta y saldrá sin problemas. En primer lugar lo que podemos ver es que el ventilador no es reemplazable, ya que está integrado en el propio marco, algo que simplifica el sistema a la hora del diseño y piezas, pero en caso de rotura no es nada útil.


Esta carcasa todo en uno integra no solo el ventilador, sino el sistema LED completo, el cual consta de dos piezas de metacrilato mateado y solo dos barras con los correspondientes 13 LED que serán reflejados en ellas. Un sistema simple, pero efectivo sin duda.


Otra de las particularidades de esta zona central del disipador es que el ventilador de 14 cm incluye el splitter para su hermano de 12 cm, de manera que ambos ventiladores se controlan mediante un único conector PWM, el cual debe ir enchufado al CPU FAN.
Además, al integrar el sistema LED ARGB incluye el correspondiente cable de conexión de tres pines. El sistema de LED es totalmente compatible con ASUS AURA SYNC, GIGABYTE FUSION RGB 2.0, ASRock POLYCHROME SYNC y MSI MYSTIC LIGHT SYNC.
De hecho, es el primer disipador de Arctic en ofrecer iluminación direccionable, lo cual es un plus que nos encontramos en este modelo.




Siguiendo con el desmontaje de este Arctic Freezer 50 TR, la parte trasera se extrae separando del ventilador la carcasa, todo mediante una serie de presillas que se adhieren al perfil del mismo. No cuesta demasiado sacarlas, pero tendremos que ir con cuidado para no dañar el disipador, ya que las aletas son de 0,4 mm de grosor y de aluminio.


La parte delantera se extrae de la misma forma, ya que el sistema es exactamente igual que en la parte trasera.


Como vemos, la carcasa delantera sufre el mismo «problema» que la intermedia, ya que el ventilador forma un todo con ella y por lo tanto no es reemplazable. El sistema de aspas es el mismo que Arctic usa en sus ventiladores P12 PWM PST CO: 6 aspas inteligentemente colocadas para maximizar el flujo de aire hacia el centro del mismo y con el mínimo roce del aire.


Ya con el cuerpo del disipador a la vista, tal y como se puede ver, sus dos torres no son para nada simétricas.


La densidad de las aletas es bastante alta, donde al mismo tiempo estas son algo gruesas no siendo las típicas demasiado finas que se doblan fácilmente. El conjunto es una apuesta interesante, ya que no tiene un conteo excesivo de las mismas y por ello permite un distanciamiento algo más elevado de la media.


Como vemos, la parte trasera incluye mayor densidad mediante una forma pentagonal achatada bastante curiosa. Esto puede deberse al empuje de mayor aire por parte del ventilador de 14 cm, que aunque tiene menos presión estática, la distancia entre aletas es suficiente para que pueda empujar el aire sin problemas. Un mayor flujo entre las aletas y un cuerpo con mayor densidad de las mismas es una apuesta segura para maximizar el rendimiento.
El único inconveniente es el tamaño que se consigue en el disipador, ya que como vamos a ver a continuación, sus medidas internas son impactantes.




Como vemos, todas las medidas sin contar las carcasas y los ventiladores son más propias de disipadores comunes que de un disipador de última generación. Y es que el tamaño sigue siendo enorme, donde por ejemplo su altura es de 14,2 cm sin los cover.
Instalación


El sistema de instalación y anclaje es tan sencillo que incluso dudamos de que pudiesen faltar algunas piezas, pero no. Hay que tener en cuenta que ambos soportes no son iguales, ya que los tornillos están situados en posiciones diferentes, así que para su montaje deben ser tenidos en cuenta.


Como vemos, cuatro tornillos en total son los que ajustarán y soportarán la carga de todo el peso del bloque. Solamente habrá que atornillarlos en el propio socket y listo, podremos proceder a la instalación del disipador.



Antes de la instalación extendimos correctamente la pasta térmica de forma uniforme, para así poder comprobar tras las pruebas la superficie total que logra ocupar el disipador en el IHS.



Cuando nos dispusimos a colocar el disipador, siendo previsible por el tamaño del mismo, nos dimos cuenta de que en nuestra ASUS Zenith Extreme, al tener el PCIe 1 muy arriba, el disipador no podía colocarse si la GPU estaba instalada en dicho puerto.
Por lo tanto, el disipador quedaba desplazado casi un centímetro y medio en su vertical, no haciendo coincidir de ninguna manera o postura el anclaje y el soporte del mismo, tal y como se ve en las fotografías superiores.


La solución, obviamente, pasa por instalar la GPU en el slot inferior u otro que sea X16, y es que el disipador como se puede apreciar, es gigantesco, bastante más grande que un NH-D15, por ejemplo.


Si hemos tenido problemas en su vertical, su tamaño horizontal tampoco nos lo va a poner fácil. Arctic ya avisa de los problemas con las memorias RAM que podemos encontrar si estas superan los 37,5 mm de altura, aunque también dice que en ciertos módulos con una caída en el centro de su disipador (llamados disipadores en uve), puede que solvente este problema en ciertos modelos.
Nuestras Corsair Vengeance Pro RGB incluyen este efecto, salvo que es muy leve y poco acusado, lo cual nos llevó al punto quizás más crítico de este disipador: prescindir de dos de los cuatro módulos de RAM.



Esto puede ser un problema para ciertos usuarios que ya dispongan de módulos de perfil alto, ya que para instalar este disipador tendrían que optar por módulos más simples en cuanto a disipación de los mismos, aunque con el sistema de doble ventilador que integra este Arctic Freezer 50 TR, no debería ser ningún problema por razones obvias.


Como ya hemos comentado, la reducción de milímetros en el centro de nuestros módulos no es suficiente para esquivar el problema de la altura, donde por apenas 4 mm no pudimos instalar los 4 módulos de RAM para las pruebas.







Como se puede ver en las fotografías superiores, la instalación se ha realizado sin mayores problemas, pero esto también es debido a que disponemos de un chasis muy amplio como es el ASUS Helios. De otra forma estaríamos sufriendo realmente, sobre todo en la vertical de la placa base y en la propia vertical del disipador.


Por ello, el montaje se produjo sin mayores consecuencias, donde este Arctic Freezer 50 TR le queda como un guante a nuestro sistema.
Pruebas de rendimiento térmico
Nuestro equipo de pruebas se basa en:

Intel Core i7-8700K (sin delid, stock y overclock a 4,9 GHz) | AMD Threadripper 2950X (stock y overclock a 4,1 GHz)
ASUS Maximus X Formula | ASUS Zenith Extreme
Corsair Vengeance Pro RGB DDR4-3200 MHz Cas16 (Samsung B-Die, XMP ON)
ASUS STRIX RTX 2060 O6G (Stock)
Corsair AX1200i Platinum
Samsung 950 Pro 512 GB
ASUS STRIX Helios
EK Vardar EVO RGB (x 4)
Tacklif HM02 (termómetro e higrómetro)
Ckeyin DNM-51 (sonómetro)
Arctic Silver 5



Con una temperatura y humedad controladas constantemente los datos ofrecidos por este Arctic Freezer 50 TR bajo nuestro 2950X son realmente buenos. Aquí hay que contar con varios factores a tener en cuenta: el primero de ellos es que el 2950X aun de stock está limitado por TDP a 180 vatios, y en segundo lugar dicho procesador según AMD tiene una temperatura máxima de 68 ºC, un dato muy bajo, sobre todo para el TDP que declara.
Por lo tanto, Threadripper supone un reto más duro que el resto de procesadores HEDT de Intel o que cualquier CPU de la gama mainstream por lo ya comentado.
Aun así, este Arctic Freezer 50 TR ha conseguido mantenerse en idle a 34 grados, mientras que en full logra mantenerse en por debajo de la temperatura límite. Hay que recordar que las temperaturas representadas suponen la media de los valores máximos conseguidos por cada producto.
Por lo tanto y sabiendo de las limitaciones de AMD, es justo decir que las temperaturas rondaron de media en torno a los 57 grados, algo que en este caso había que matizar, sobre todo por lo acotado de las cifras.


Quitando todos los límites que AMD obliga a fijar a los fabricantes de placas y de cara a ofrecer el mayor overclock posible, nos pusimos manos a la obra y como siempre seleccionamos una frecuencia de 4,1 GHz totalmente estables en nuestro Threadripper 2950X.
Dicha frecuencia va acompañada de un voltaje de 1.35 voltios, algo alto, pero necesario para completar la hora de Realbench (pasa sus correspondientes 8 horas bajo dicho test).
Este overclock dispara el consumo de la CPU por encima de los 250 vatios, con una media de 256W aproximadamente. Aun así, consigue los mejores datos de la comparativa, con 33 ºC y 78 ºC respectivamente.
Esto es sorprendente si tenemos en cuenta que nuestro i7-8700K a 4,9 GHz logra 120 vatios de media y los sistemas de disipación probados no logran mejorar los datos de este Arctic Freezer 50 TR. También es cierto que incluye la TIM de serie entre el die y el IHS, mientras que el Threadripper llega soldado, lo cual iguala de alguna manera la comparativa más si cabe.
Pruebas de rendimiento acústico


Realmente teníamos muchas ganas de comprobar que sonoridad podían tener estos ventiladores en un disipador de gran tamaño como es este Arctic Freezer 50 TR. Las pruebas revelan unos datos curiosos, donde en la configuración de stock obtiene 36,4 dBA en idle y 46,3 dBA en full.
Según hemos podido comprobar, el apartado bajo carga dispara tanto su sonoridad por una leve vibración que parece filtrarse por el chasis como un sonido armónico y que hace que el sonómetro lo detecte de manera más clara.
Al oído humano y partiendo de que el chasis siempre está correctamente cerrado, podemos decir que aunque sí es cierto que se aprecia una diferencia entre este disipador frente al resto, esta es muy difícil de apreciar.


Bajo overclock los datos son peores, pero curiosamente se sitúa como la segunda mejor marca global de la comparativa, lo cual tiene mérito debido a la mayor cantidad de vatios que tiene que disipar frente a sus rivales. Los datos en idle apenas aumentan 0,2 dBA, mientras que en full solo sube 1,5 dBA.
Teniendo en cuenta que el silencio más absoluto que podemos conseguir en nuestra sala es de 34,4 dBA, 47,8 dBA es una cifra más que buena para el disipador del que hablamos.
Tan buenos datos son que supera holgadamente al NH-D15S y queda muy cerca de la Ryujin 240 con los Noctua Industrial.
Conclusión


No queda ninguna duda actualmente de que estamos ante el detonante de los disipadores de bajo coste y alto rendimiento para la plataforma HEDT de AMD. Y no es nada fácil, ya que tiene realmente tres rivales principales de altura como son el Cooler Master Wraith Ripper, el Thermalright Silver Arrow TR4 y el Be Quiet! Dar Rock Pro TR4.
Tres modelos que, evidentemente, elevan su precio bastante frente a este Arctic Freezer 50 TR y donde salvando aspectos como los diferentes anclajes, ventiladores etc, comparten un mismo sistema para refrigerar a estas CPUs: Twin Tower.
En el caso de este Arctic, como ya hemos visto, parte de un diseño no simétrico que ayuda a maximizar el área de refrigeración para aprovechar la ventaja que le aporta el push/pull de ventiladores que incluye.


En este apartado hemos de decir que hemos quedado gratamente satisfechos, tanto con la limitación a 180 vatios como con full overclock el disipador ha logrado unas temperaturas más que buenas, sobre todo al subir la frecuencia y el voltaje, ya que hablamos de 256 vatios sostenidos de media. Logra con dicha cifra quedarse por debajo de los 80 grados, con una sonoridad más que envidiable.
Es realmente un gran trabajo de los chicos de Arctic, donde hay que contar con el hecho de incluir 8 heatpipes en contacto directo. Este sistema es más barato de fabricar que incluir un coldplate, pero es menos efectivo a la hora de disipar el calor. Por ello, los ingenieros enfocaron el contacto de los heatpipes con el IHS de manera que el sistema se cuadrase con los dies del procesador, incluso con las versiones de 32 núcleos como el 2990WX.
Los resultados hablan por sí solos del diseño y trabajo realizado. Pero como todo producto que se precie, hay detalles que pueden ser mejorados. Comenzando con la inclusión de ventiladores independientes y no encastrados en los marcos. Aunque estos ventiladores forman parte de la serie P de Arctic, una rotura cualquiera, un problema en ellos y no podrán ser sustituidos, sino que tendremos que repararlos.


Esto en principio no debería pasar puesto que Arctic integra grandes rodamientos en sus ventiladores, estos giran a una velocidad máxima de 1.800 RPM como máximo (no han pasado de 1.500 RPM en ninguna pasada y solo de manera puntual) y por lo tanto el desgaste debe ser mínimo. Otro apartado que queremos resaltar es el uso de plástico ABS en toda su estructura así como en sus ventiladores.
Evidentemente se usa para ahorrar costes y ofrecer un producto enfocado al rendimiento con el precio más bajo posible, pero tiene un pequeño problema al incluir en la estructura a los ventiladores. Dicho problema es que para instalar el disipador tenemos que sacar el ventilador central de 14 cm, tras lo cual y después de la correspondiente instalación, hemos de colocar el ventilador en su sitio.


En este punto llegan algunos problemas, ya que instalarlo requiere que para que encaje con las dos estructuras laterales tengamos que forzar un poco a estas, ya que sino se produce una vibración a partir de las 1000 RPM bastante molesta, ya que el ventilador no queda sujeto cuando creíamos que sí lo estaba.
Debido al tamaño de este, esta tarea no es sencilla, ya que costará un poco introducir los dedos para ajustar ambos laterales.


Pero salvando este pequeño detalle, hablamos de un disipador muy sólido, con un cuerpo voluminoso, unos buenos ventiladores y un sistema LED ARGB bien pensado y ejecutado, pero sobre todo un producto que ha sido concebido para ofrecer el mejor rendimiento con el menor precio.
En este aspecto, Arctic lo ha vuelto a conseguir y los usuarios que valoren cada euro invertido se darán cuenta que actualmente este Arctic Freezer 50 TR es realmente una apuesta que pone en jaque a los productos de empresas punteras.
Por último, hablaremos del contacto que hace este disipador sin coldplate y con contacto directo con el IHS.


Como se puede ver, el contacto es muy bueno, aunque se desperdicia bastante superficie total, pero es el precio a pagar por un disipador que se vende actualmente por un precio extremadamente competitivo.
De hecho, su precio actualmente es de 59,99 euros para esta versión que hemos analizado, pero existe una segunda versión que incluye un mando a distancia para el control del sistema ARGB, la cual aumenta su precio hasta los 69,99 euros.
ARCTIC Freezer 50 TR - Refrigerador de CPU de Doble Torre para AMD Ryzen Threadripper con A-RGB, Dos Ventiladores con Presión Optimizada, con 8 Tubos de Calor para un Rendimiento Máximo
             Cómpralo en
           
            EUR
            59,99
       
       
PROS

Muy alto rendimiento.
Sonoridad bajo overclock.
Precio muy competitivo.
Instalación muy sencilla.
Sistema LED ARGB.

CONTRAS

Ventiladores unidos a los marcos.
Demasiado plástico.
Peso.

Puntuación Final


Tras nuestra evaluación y review este Arctic Freezer 50 TR ha obtenido una puntuación de 8,62 sobre 10, lo que le confiere el Galardón de oro, al cual sumamos otros dos galardones más como son Calidad/Precio y Rendimiento. ¡Felicidades Arctic!





The post
Para poder ver los links necesitas estar registrado - [• Registrarse •] [• Iniciar Sesión •]
appeared first on
Para poder ver los links necesitas estar registrado - [• Registrarse •] [• Iniciar Sesión •]
.

 

Powered by Advanced Topic Prefix Pro